COMO SABER SI HAN FORZADO MI CERRADURA

Los ladrones están preparados para la acción, y ninguno de nosotros estamos libres de formar parte de ser objetivo para ellos, pero que no se confundan, no vamos a ponérselo fácil, y vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para evitar que accedan a nuestras viviendas.

Si crees que han forzado tu cerradura, si este hecho es claramente evidente, no pierdas más tiempo, y ponte en contacto con la policía de inmediato. En este caso de clara evidencia, es fácil detectarlo, cualquier de nosotros puede verlo, la cerradura está forzada y destrozada, pero por desgracia esto no es lo habitual, puesto que si a simple vista te has dado cuenta, es porque el ladrón no era muy especializado. Una cerradura que se ve forzada, con arañazos, rotura de puertas, golpes, etc., no es lo normal, ya que es señal de poca práctica, de haber actuado a lo loco y sin conocimientos previos de cerrajería, a la desesperada, y sin tomar precauciones, un destrozo de esas características arma mucho ruido, y ocupa mucho tiempo, por lo que esto no es lo que suele pasar.

Y aquí es donde está el problema, los ladrones especializados forzarán tu cerradura de forma que sea prácticamente imperceptible para cualquiera, las técnicas utilizadas en estos momentos son muy buenas, y no dejarán rastro en el exterior, lo harán de forma rápida y limpia, sin hacer a penas ruido en la mayoría de los casos, ya que existen multitud de métodos para forzar las cerraduras que no dañarán la parte exterior, y que incluso, la mayoría, no dañará a penas el mecanismo interior. Suelen ser gente especializada, con mucha práctica y maña, con las cosas claras, los pasos a dar muy interiorizados previamente, y con rapidez y sigilo.

En este momento es en el que nos surge la pregunta estrella. Entonces ¿cómo sabré si han forzado mi cerradura? Debemos prestar atención a pequeñas muescas que a simple vista no se aprecian, que pasan totalmente desapercibidas en nuestro día a día por ser pequeñas e insignificantes, simples rozaduras, o que de la noche a la mañana, sin ninguna causa aparente, notemos que el mecanismo de nuestra cerradura no funciona correctamente (¡Ojo! Que puede ser simplemente que nuestra cerradura se haya estropeado por el paso del tiempo o el mal mantenimiento, ¡no hay que ser alarmistas sin necesidad!). Lo más lógico llegados a este punto de creer que nuestra cerradura tiene algo raro, o que no funciona bien, es llamar a un profesional, a un cerrajero, para que le eche un vistazo, ya que es el único que detectará cual es el problema de tu cerradura, y cuál es el motivo de su mal funcionamiento.

Estar atento a las señales. La mejor forma de evitar este tipo de situaciones es estar atento a toda señal que nos puedan ir dejando los ladrones en sus pasos previos al forcejeo de la cerradura. Detrás de un robo, de un robo en condiciones de los que pueden llegar a buen puerto para el ladrón, siempre va a haber una preparación con tiempo, un seguimiento, una elección de la vivienda a robar. Por este motivo hay que estar atentos a las señales.

Es importante que no dejemos pasar cualquier marca extraña que veamos en la puerta, ya sea la puerta principal de acceso a nuestra casa o la puerta del portal, por todos es sabido, o escuchado, lo de las marcas de los ladrones en las puertas que van a vigilar para hacer una buena elección, la más asequible, ya sea por vivir sola, por pasar poco tiempo en casa, o por cualquier razón que a ellos les parezca más accesible. Por ello, prestemos atención a las marcas “raras”, ya sean pintadas o con incisión.

Otro de los pasos previos utilizados para la preparación de un robo es poner una pequeña plaquita o plástico, normalmente transparente, con el fin de que al abrir la puerta este plástico se caiga. El objetivo es saber si hay alguien en casa durante un periodo de tiempo, como puede ser unas vacaciones, un puente, un fin de semana, etc., quieren comprobar si tienen vía libre, que es algo imprescindible. Por ello, debemos estar atentos si vemos que al abrir nuestra puerta cae algo al suelo, por insignificante que nos parezca.

Seguir nuestra intuición, esto es lo más importante, somos seres intuitivos, y no podemos dejar pasar las señales que nos da nuestro cuerpo, nuestra cabeza, si notamos algo extraño, alguna sensación rara de peligro, de que algo no va bien, !cuidado! nuestro organismo nos previene inconscientemente de muchas amenazas a las que no hacemos caso, o no sabemos interpretar.

Cuenta siempre con la ayuda y el asesoramiento de un cerrajero profesional, esta es la mejor forma de evitar y prevenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *